Reducir evita un daño mayor

La experiencia más traumática que han sufrido los empleados del gobierno en Puerto Rico tiene que haber sido el despido de miles de ellos en la administración de Luis Fortuño. Después de esa experiencia tan dura —y de tan poco efecto en el desequilibrio fiscal, a fin de cuentas— la mayoría de la gente se convenció de que la reducción de la jornada laboral es un método menos dañino de ajustar la nómina gubernamental que el dejar trabajadores sin empleo y familias sin ingreso.

Ver artículo completo oprimiendo aquí

Dr. Juan LaraSocio
Advantage Business Consulting
El Nuevo Día, 5 de agosto de 2017