El déficit comercial de EE.UU.

En una columna publicada ayer, lunes, el colega y amigo José Alameda hizo una excelente exposición de los riesgos de la política arancelaria del presidente Trump, que va desembocando en una guerra comercial con China. Los comentarios de Alameda me motivan a abordar también el tema, no para repetir sus atinados argumentos, sino para explorar otra dimensión del asunto.

Desde antes de asumir la presidencia, Trump había identificado el déficit en el comercio internacional de Estados Unidos como uno de los principales problemas del país. Según el presidente, la causa de este déficit es que países como China, México, Canadá y los de la Unión Europea se aprovechan de la buena fe de EE.UU. y utilizan prácticas desleales para venderle más productos de los que le compran.

La solución que se desprende de esta lógica es sencilla: darse a respetar y exigirle a los principales socios comerciales extranjeros que limiten sus exportaciones al mercado estadounidense y aumenten sus importaciones de dicho mercado. El diagnóstico de una conducta maliciosa por parte de otros países conduce a propuestas de confrontación, que es lo que ha caracterizado la política comercial de la administración del Sr. Trump.

Oprima aquí para leer la columna.

Juan Lara
Tribuna Invitada
El Nuevo Día
martes, 9 de octubre de 2018