El impacto del cierre federal

Cuando observamos el espectáculo del cierre del gobierno federal, obtenemos un marco de referencia para evaluar la política en Puerto Rico, y la política de la isla sale adelante. En términos económicos, los efectos a nivel de la economía de los Estados Unidos son marginales. En el caso de Puerto Rico es más complicado el análisis.

Para los empleados federales, el cierre ha sido una larga vacación con paga. El gobierno federal les va a pagar por todo el tiempo en que no estuvieron trabajando como resultado del cierre. Hay temas de flujo de caja, tardaron en recibir sus salarios con las complicaciones que esto implica, pero no sufrieron pérdida de ingreso.

Las empresas contratistas del gobierno federal y las empresas que les venden a empleados del gobierno federal tuvieron un impacto negativo. Así pues, una empresa privada con un contrato con el gobierno federal para ofrecer seguridad y mantenimiento a un edificio no estuvo operando normalmente y sus empleados sufrieron pérdida de ingresos. El restaurante que está frente al edificio del gobierno federal sufrió reducción de ventas mientras que la cafetería dentro del edificio federal estuvo cerrada.

Los empresarios que requerían permisos y trámites del gobierno federal sufrieron pérdidas que nadie va a compensar. Así pues, si una compañía está esperando por un permiso del Departamento de Agricultura o del Departamento de Vivienda para comenzar operaciones, estuvo un mes pagando alquiler e intereses sin poder arrancar.

Presione aquí para leer la columna.

TRIBUNA INVITADA
El Nuevo Día
Por Vicente Feliciano
miércoles, 30 de enero de 2019