¿Cambios a la Ley Promesa?

Siempre se ha dicho que en el Congreso de Estados Unidos no hay ambiente para considerar posibles enmiendas a la Ley Promesa. Sin embargo, una delegación del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes federal visitará la isla esta semana para evaluar sobre el terreno los efectos del programa de consolidación fiscal y renegociación de la deuda pública, además de examinar la recuperación del país tras el huracán María. Se anunció que los congresistas escucharán a ciudadanos particulares, además de entrevistarse con funcionarios y personalidades de diferentes entidades oficiales y semi-oficiales.

Algunos piensan que la visita de estos congresistas podría abrir la puerta para la discusión de cambios a la Ley Promesa. De hecho, el gobernador Ricardo Rosselló ya adelantó que propondrá a los legisladores federales que le den más precisión, y límites más claros, a los poderes de la Junta de Supervisión Fiscal. Según los partes de prensa, el gobernador quiere pedirles a los congresistas visitantes que intervengan para que la Junta no se pueda inmiscuir en las operaciones y la política pública del gobierno.

Sin duda, hay que aprovechar la presencia de estos congresistas, muchos de ellos amigos de Puerto Rico, para poner sobre el tapete todas las dudas y reservas que muchos puertorriqueños tienen con la marcha del proceso de Promesa. Sin embargo, no es prudente alentar expectativas muy optimistas sobre los posibles resultados de esta visita, porque cambiar la Ley Promesa no es algo que se pueda hacer con facilidad, ni de un día para otro.

Hay que recordar que el Partido Demócrata, que ahora cuenta con la mayoría en la Cámara de Representantes federal, todavía tiene que compartir el poder legislativo con un Senado de mayoría republicana. Aunque se pudiera convencer a los congresistas que nos visitan para que den inicio a un proceso para revisar la Ley Promesa, no hay ninguna garantía de que se pueda lograr lo mismo en el Senado. Por el contrario, si los republicanos ven esta visita como una movida demócrata para usar a Puerto Rico de instrumento contra la administración de Donald Trump, podría recrudecerse su resistencia a entrar de nuevo en el tema de Promesa.

Oprima aquí para leer la columna.

Juan Lara
Tribuna Invitada
El Nuevo Día 
martes, 12 de marzo de 2019