La agenda del nuevo representante ante la Junta de Supervisión Fiscal

El nombramiento de Elí Díaz Atienza como representante de la gobernadora Wanda Vázquez ante la Junta de Supervisión Fiscal es un paso importante hacia la normalización de la política económica, pero todavía no está definida con claridad la posición del nuevo gobierno sobre las controversias entre la Junta y la administración recién pasada del exgobernador Ricardo Rosselló Nevares.

En los pasados dos años y medio, la relación entre la Junta y el gobierno, incluyendo a la Legislatura, estuvo marcada por frecuentes confrontaciones, y dejó una herencia de conflictos no resueltos que la nueva gobernadora tiene que atender. Es de esperar que lo haga pronto, dado que ya tiene un representante oficial en la Junta que de seguro tendrá que asumir posiciones en los próximos días.

El problema que tiene la gobernadora ante sí es que algunos de los conflictos con la Junta tienen resonancias políticas y es muy probable que se conviertan en temas de la próxima campaña electoral. Este es el caso, sin duda, de las pensiones, que Rosselló Nevares insistía en mantener inalteradas y que toca un nervio muy sensible en la sociedad puertorriqueña.

 

Para leer la columna presione aquí. 

Juan Lara 
Tribuna Invitada 
El Nuevo Día 
lunes, 26 de agosto de 2019