¿Fin del arbitrio a las corporaciones foráneas?

La visita de la gobernadora Wanda Vázquez a Washington produjo un resultado inesperado: la petición, por parte del Tesoro de Estados Unidos, de que el gobierno de Puerto Rico prepare un plan para eliminar progresivamente el crédito federal al arbitrio de cuatro por ciento que se le aplica a las ventas de las corporaciones foráneas bajo el estatuto conocido como Ley 154.

La petición es preocupante, pero no del todo sorprendente, porque desde hace años el Tesoro federal ha indicado que el crédito ofrecido a este impuesto es de carácter temporal. Además, es un secreto a voces que a las autoridades de Washington nunca les ha gustado este impuesto, y menos el que se haya convertido en un costo para el fisco federal.

El impuesto se concibió inicialmente, en la administración del exgobernador Luis Fortuño, como uno temporero, que se iría reduciendo gradualmente durante varios años, para ser luego reemplazado con un impuesto diferente que nunca se llegó a definir completamente ni a poner en vigor. Por el contrario, nos hicimos dependientes de esta herramienta contributiva, que en los últimos años ha venido a representar alrededor de 20 por ciento de los ingresos netos del fondo general de Hacienda.

 

Para leer la columna presione aquí. 

Juan Lara 
Tribuna Invitada 
El Nuevo Día 
viernes, 13 de septiembre de 2019