Se acerca el fin del primer capítulo de Promesa

La Junta de Supervisión Fiscal está próxima a presentar un plan de ajuste para el gobierno de Puerto Rico que podría ser el fin del primer acto en el drama de la Ley Promesa. Se trata de un plan para la renegociación de la deuda del gobierno central de la isla y la estabilización de las pensiones de los empleados gubernamentales.

Este plan, unido a la renegociación de los bonos Cofina, la deuda del Banco Gubernamental de Fomento (BGF) y la propuesta ya aceptada por un gran número de los bonistas de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), significaría prácticamente concluir la reestructuración de la deuda pública, que es una de las tareas principales de la Junta de Supervisión Fiscal.

En un mensaje reciente a la Asociación de Contratistas Generales, la directora ejecutiva de la Junta, Natalie Jaresko, describió el plan como uno que reducirá la deuda del gobierno central de $35 mil millones a $12,000 millones y aliviará la carga de $50,000 millones en obligaciones de pensiones públicas, con sólo una reducción moderada en las pensiones ya existentes.

 

Para leer la columna presione aquí. 

Juan Lara 
Tribuna Invitada 
El Nuevo Día 
lunes, 23 de septiembre de 2019