El nuevo sistema de pensiones

Con un retraso de casi 20 años, el gobierno de Puerto Rico por fin está poniendo en orden el sistema de retiro de unos 110,000 empleados gubernamentales. Está ya listo para entrar en vigor el Plan 106, así llamado porque se basa en la Ley 106 del año 2017, la cual esclarece el estatus de las cuentas individuales para el retiro de los empleados del gobierno, los municipios y las corporaciones públicas que entraron al servicio público a partir del año 2014.

El nuevo plan es uno de contribución definida, en lugar de ser un esquema de beneficio definido, como lo era el que existía antes de que quedara insolvente el antiguo sistema de pensiones gubernamentales. En un esquema de beneficio definido, todos los participantes contribuyen a un fondo, al cual aporta también el patrono, y de ese fondo se pagan pensiones cuyo monto está establecido antes de la jubilación.

Por el contrario, en un plan de contribución definida no se tiene certeza de cuáles serán los recursos financieros disponibles para el retiro, ya que los mismos dependen de cuánto se acumule en la cuenta de cada trabajador individual. El plan de contribución definida es uno de ahorro individual, mientras que el de beneficio definido era uno de ahorro colectivo y solidario.

 

Para leer la columna presione aquí. 

Juan Lara 
Tribuna Invitada 
El Nuevo Día 
viernes, 13 de diciembre de 2019
(foto: Rankia)