El hostil mercantilismo nacionalista de Trump

El proceso político que se vive actualmente en Estados Unidos puede tener grandes consecuencias para la economía estadounidense y la economía global, incluyendo, por supuesto, la de Puerto Rico.  Pocas veces un presidente ha incursionado de manera tan agresiva y personalista en tantas áreas de política económica, buscando imprimir su visión particular del mundo en las instituciones nacionales y mundiales.

Si el presidente Trump sobrevive el proceso de residencia y, más aún, si revalida su mandato en las próximas elecciones, hay poca duda de que el trumpismo dejará una marca permanente y peligrosa en la economía de la próxima década, y quizás más allá.

En el ámbito internacional, la política económica de Estados Unidos en los tres años que van de la presidencia actual ha estado dominada por la guerra comercial con China.  Este conflicto ha durado más de lo que se esperaba, y aunque es posible que se logre una tregua o “solución” negociada en los próximos meses, es un hecho que ya le ha hecho daño a la economía mundial.  El Fondo Monetario Internacional le ha recortado casi un punto porcentual a sus proyecciones de crecimiento de la economía global debido a este conflicto.

 

Para leer la columna presione aquí. 

Juan Lara 
Tribuna Invitada 
El Nuevo Día 
viernes, 20 de diciembre de 2019